Volver

La sobremedicación en 2013

 

Mi hijo de 14 años no tiene verdaderamente un problema serio, pero como madre concienzuda y perfeccionista, lo llevé a su revisión médica anual.

 

Después de discutir sobre sus malestares lumbares que presenta sentado en el colegio y cuando juega a la consola, nuestro médico nos ha referido al fisioterapeuta y al podólogo por si sus pies planos pudieran ser la causa de sus dolores. En el podólogo, no ha sido muy complicado. Después de 2 encuentros, donde se le hizo una evaluación y se valoró la huella del pie, se acordó hacerle a mi hijo un par de plantillas para corregir sus pies planos… con la condición de llevarlas siempre, claro está. Con el fisioterapeuta, tuvimos 12 encuentros para realizar las sesiones de electroterapia.  Como esto no funcionaba, fuimos 3 veces al acupuntor, 5 veces al orthothérapeute, 2 veces al masajista y 4 veces al homeópata, para finalmente acabar viendo un quiropráctico. Con las radiografías finalmente hemos encontrado el porqué del dolor de espalda. Su columna está desviada y tiene una pierna más larga que la otra. Una vez encontrado el problema, iremos a ver al quiropráctico 1vez al mes para realinear su columna y el podólogo ha reajustado una de sus plantillas para equilibrar la diferencia de longitud de sus piernas. Fuimos también a su dentista. Después de la limpieza, los rayos X y la evaluación, sabemos que no tiene caries, pero sus dientes están un poco torcidos y hay dos que están ligeramente descarnados. Entonces nos dieron la referencia de un ortodoncista que le puso unos brackets por un tiempo de 3 años y de un periodoncista que le recubrió de encías nuevas los dos dientes descarnados. Todos estos tratamientos le causaron un poco de ansiedad, además, sus amigos de clase le llaman « ironman » por culpa de sus brackets y de sus gafas algo gruesas. Consultamos la ayuda psicológica que nos ofrecía el colegio y nos refirió a un paidopsicólogo (psicólogo infantil). Encontramos que este último le ha ayudado porque ya no se queja de sus brackets. Aún así hemos visitado el optometrista para que nos hiciera unas lentillas. Son menos prácticas pero al menos son más bonitas. ¡Ah! Hablando de belleza, toma también antibióticos contra el acné, prescritos por el dermatólogo. No es que tuviera muchos pero la apariencia es muy importante para él. Por otra parte comienza a tomar suplementos de proteína para hinchar sus músculos, y quien le aconseja no es alguien cualquiera, es un naturópata. Balance anual: un poco de irradiación, 12 000€ gastados, 95h de consultas y de espera para un dolor lumbar que aún está presente. Mi hijo no sabe todavía lo que quiere hacer con su vida, pero el dominio de la salud le interesa :) .

 

¿Qué dirías de la kinesiología, especialistas de la salud mediante la actividad física?